La ley de segunda oportunidad permite a los particulares y profesionales que trabajan por cuenta propia exonerarse de las deudas privadas que hubieran podido contraer con un proyecto de negocio fallido. Nuestros abogados asesoran a autónomos y emprendedores de todos los sectores económicos para valorar sus intereses, expectativas y aspiraciones. Si su negocio ha fracasado y quiere emprender uno nuevo, acogerse a la ley de segunda oportunidad puede ser una buena manera de no ver frustrados sus proyectos.

Beneficiarse de la cancelación de sus deudas privadas requiere seguir un procedimiento extrajudicial previo y solicitar el concurso de acreedores voluntario, por lo que nuestros expertos se ocuparán de analizar sus cuentas para sopesar las vías de actuación que más le puedan convenir. Además de contar con abogados especializados en derecho financiero, mercantil y concursal, trabajamos con economistas que le informarán en todo momento del estado de sus cuentas.

Si bien es cierto que para los autónomos puede ser interesante cancelar sus deudas privadas, también lo es que es preciso conocer la ley al detalle antes de decidir si acogerse a ella o no. Dado que las ventajas y desventajas de la ley de segunda oportunidad dependen en buena medida de las cuentas y el estado en el que se encuentre la empresa fallida, nuestros profesionales abordarán sus necesidades de forma totalmente individualizada para poder velar por sus intereses en todo momento. Será informado detalladamente de las repercusiones que puedan tener las distintas vías posibles de actuación, quedando a su entera disposición para la resolución de las dudas que le puedan surgir en cualquier fase del procedimiento.